SI NO EMOCIONA, NO FUNCIONA.

Las emociones han sido parte de mi esencia desde la primera vez que puse una activación para una marca en escena, donde estuvo el drama y la comedia, donde toqué los sentidos de la gente.

Hoy al cumplir 18 años, sigo activando con esa sensibilidad para satisfacer a cientos de marcas, desarrollar miles de campañas y emocionar a millones de personas. Esa experiencia me ha motivado a tomar un nuevo escenario en las comunicaciones, actualizándome por dentro y por fuera y ser capaz de llevar las emociones a otro nivel y crear el primer y único Mapa de Emociones, donde sé cómo se siente la ciudad en tiempo real, la gente y el target que identifica a una marca para conectarla con ella de forma estratégica y generar nuevas experiencias.

Soy un nuevo Joe Quispe que hoy va activar los sentidos desde otros espacios, donde vibren los colaboradores de una empresa, las estrategias de trade y la interacción digital. Donde antes no me viste pero ahora sí estoy.